Hierro

Oligoelemento que interviene en la formación de la sangre.

Familia: Suplementos minerales

¿Para qué se toma?

Es un micromineral u oligoelemento que interviene en la formación de la hemoglobina y de los glóbulos rojos y, también, en la actividad enzimática del organismo.

Dado que participa en la formación de la hemoglobina, transporta el oxígeno en la sangre y es importante para el correcto funcionamiento de la cadena respiratoria

El hierro se absorbe en forma diferente según sea hierro hémico o no hémico. En promedio sólo se absorbe del 10% al 15% del hierro ingerido a través de la dieta. El hierro hémico es fácil de absorber, mientras que el hierro no hémico debe convertirse por medio del ácido clorhídrico presente en el estómago a hierro ferroso para poder ser absorbido en el duodeno y en la parte alta del yeyuno.

El transporte se realiza en la sangre, mayormente a través de una proteína proveniente del hígado, llamada transferrina, siendo distribuido por los tejidos. Se almacena en forma de ferritina o de hemosiderina en el bazo, el hígado y la medula ósea. En ausencia de sangrado (incluyendo la menstruación) o el embarazo, su pérdida es mínima. Se excreta principalmente en las heces.

La deficiencia de hierro se considera el primer desorden nutricional en el mundo.

Aproximadamente el 80% de la población tendría deficiencia de hierro mientras que el 30% padecería de anemia por deficiencia de hierro.

Efectos secundarios

Se puede producir una sobredosis de hierro (toxicidad aguda) en los niños menores de 6 años ante una ingesta accidental de suplementos de hierro, produciendo vómitos, diarrea, dolor abdominal y llegando a la dificultad respiratoria, al coma y la muerte.

La altas dosis de suplementos de hierro en los adultos pueden producir complicaciones gastrointestinales como constipación, nausea, vómitos, diarrea, especialmente si se toman con el estomago vacío.

¿Cuándo no debe utilizarse?

Los individuos con hemocromatosis pueden desarrollar una sobrecarga de hierro. La hematocromatosis es una enfermedad hereditaria que altera el metabolismo del hierro haciendo que se acumule en grandes cantidades en el organismo a lo largo de toda su vida y ocasionando daño a distintos órganos.

Los individuos con anemias severas (que no son causadas por deficiencia de hierro) y que necesitan trasfusiones de sangre, también pueden desarrollar una sobrecarga de hierro.