Medicamentos

Corticosteroides

Medicamentos

Los corticoides o corticoesteroides son un tipo de las hormonas denominadas esteroides, que se producen en las glándulas suprarrenales. Sus formas sintéticas o semisintéticas se usan por su efecto antiinflamatorio e inmunosupresor en el tratamiento de diferentes patologías: enfermedades respiratorias, oftalmológicas, respiratorias, reumáticas, etc., así como en el trasplante de órganos para evitar el rechazo.

¿Qué son?

Los corticoides que produce el organismo de forma natural (hormonas) desarrollan su actividad en diferentes procesos, entre los que están aquellos que regulan la inflamación, el sistema inmunitario, el metabolismo de los hidratos de carbono, la transformación de las proteínas en moléculas sencillas, así como la respuesta frente al estrés del organismo.

Existen dos tipos de corticoides naturales:

  • Mineralcorticoides: aldosterona y corticosterona. Se producen en la zona glomerular de las glándulas suprarrenales y son responsables de la regulación del equilibro hidrosalino.
  • Glucocorticoides: cortisol (hidrocortisona), cortisona. Se producen en la zona fasciculada y controlan el metabolismo de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas.

Los corticoides semisintéticos se obtienen mediante la modificación de la estructura química de los naturales, cortisona o hidrocortisona. Así se incrementa su potencia, disminuyendo la actividad mineralcorticoide y mejorando la glucocorticoide.

¿Para qué se utilizan?

Entre los corticoides más conocidos figuran prednisona, hidrocortisona, betametasona, beclometasona,  etc., siendo numerosos los procesos patólogicos para cuyo tratamiento se utilizan:

  • Enfermedades respiratorias (asma, EPOC, etc.)
  • Enfermedades dermatológicas (alergias, dermatitis atópica, etc.)
  • Enfermedades oftalmológicas (conjuntivitis alérgicas)
  • Enfermedades renales (síndrome nefrótico)
  • Trasplantes de órganos
  • Lesiones inflamatorias musculares (tendinitis)
  • Tratamientos oncológicos paliativos

En función de su indicación, los corticoides tienen diferentes presentaciones farmacéuticas:

  • Inhaladores (aerosol y polvo seco)
  • Tratamiento oral (comprimidos, cápsulas, jarabes, gota)
  • Tópico (pomadas y cremas dérmicas, gotas oftálmicas y óticas)
  • Spray nasal
  • Inyectables (vía intravenosa y vía intramuscular)

Efectos adversos

Los corticoides, pese a su gran utilidad, pueden tener diferentes efectos adversos, especialmente cuando se utilizan en tratamientos prolongados y a dosis altas.

A bajas dosis y en tratamientos de corta duración los efectos adversos de lestos medicamentos son en general leves y poco frecuentes. Ocasionalmente pueden producir:

  • Retención de líquidos y, como consecuencia hinchazón, en diferentes zonas del cuerpo (muy apreciable en la cara)
  • Aumento de apetito
  • Ansiedad
  • Alteraciones de la menstruación
  • Problemas en la fijación del calcio en los huesos
  • Aumento de la presión arterial
  • Retraso en la cicatrización de heridas

Además, estos fármacos pueden alterar en una analítica los niveles de colesterol, glucosa, calcio, potasio y hormonas tiroideas, por lo que debe avisarse de que se está tomando un medicamento de este tipo cuando se va a someter a un análisis de sangre u orina.

A altas dosis y en tratamientos prolongados los efectos adversos pueden ser más graves:

  • Dificulta la respuesta del organismo y el tratamiento de posibles procesos infecciosos
  • Disminución de la masa ósea y predisposición a sufrir una fractura
  • Acumulación de grasa corporal
  • Gastritis

Por otra parte, los corticoides están contraindicados ante enfermedades como la diabetes, enfermedad cardiaca congestiva, tuberculosis, herpes ocular, gastritis, úlcera gastroduodenal, infecciones víricas y fúngicas, etc.

Todos estos efectos adversos implican una serie de recomendaciones importantes a la hora de utilizar los corticoides:

  • No hay que automedicarse con estos fármacos, ya que son de prescripción médica
  • Deben seguirse estrictamente las pautas de tratamientos determinadas por el médico
  • No debe suspenderse el tratamiento sin la autorización del médico, pues la retirada del fármaco debe hacerse de forma gradual

Patologías asociadas

Algunas de las patologías en cuyo tratamiento se utlizan los corticoides son las siguientes:
  • Asma
  • EPOC
  • Dermatitis atópica
  • Reacciones alérgicas
  • Trasplantes de órganos
  • Procesos inflamatorios
  • Conjuntivitis
  • Síndrome nefrótico
  • Tendinitis
  • Psoriasis
  • Colitis ulcerosa
Sustancia química producida y secretada por glándulas endocrinas, que circula por la sangre y controla o regula la actividad de un órgano o de un grupo de células.

Ver

Estructuras anatómicas glandulares de secreción interna que se localizan en el polo superior de los riñones. Tienen múltiples funciones:  segregar hormonas corticosteroides, glucocorticoides,  hormonas sexuales (andrógenos y estrógenos), así como adrenalina y noradrenalina.

Ver

Respuesta de los tejidos corporales a una agresión o herida, caracterizada por calor, dolor, rubor y tumefacción. Su gravedad, sus características especiales y su duración dependen de la causa, de la zona afectada y del estado de salud del individuo.

Ver

Sistema muy complejo de nuestro organismo (compuesto por una serie de órganos y células) que nos defiende frente a infecciones, enfermedades y sustancias extrañas.

Ver

Fuente de energía en forma formada por una estructura química de átomos de carbono e hidrógeno.

Ver

Son sustancias constitutivas de las células y de las materias vegetales y animales.

Ver

Es un trastorno que suele ir asociado a factores emocionales, físicos, sociales, económicos o de cualquier otro tipo y que se manifiesta como ansiedad y tensión extrema, junto con la aparición de síntomas físicos como dolor de cabeza o calambres.

Ver

nombre genérico de los lípidos, que son moléculas orgánicas de carbono, hidrógeno y oxígeno insolubles en agua. Actúan como reserva  de energía.

Ver

Respuesta inmunológica exagerada tras el contacto con una sustancia concreta que tiene poder alergénico para algunas personas.

Ver

fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias.

Ver

Lípido que se encuentra en los tejidos corporales y en el plasma de la sangre de los seres vertebrados.

Ver

es la principal fuente de energía que interviene en el metabolismo de las células y es un monosacárido de 6 átomos de carbono. Se obtiene de la alimentación y se almacena principalmente en el hígado.

Ver

Hormonas de la glándula tiroides. Incluyen la tiroxina y la triyodotironina.

Ver

Infección bacteriana contagiosa por el bacilo de Koch.

Ver


Compartir