Adrenalina

La epinefrina, también conocida como adrenalina, es una hormona y un neurotransmisor producida por las glándulas suprarrenales que como medicamento se utiliza para el tratamiento de la parada cardiorespiratoria, la anafilaxia, la septicemia y hemorragias superficiales abundantes.

Familia: Aminas simpaticomiméticas

¿Para qué se usa?

La epinefrina o adrenalina es un medicamento de la familia de las aminas simpaticomiméticas que se caracteriza por su poder vasoconstrictor, aumentar la fuerza del latido cardíaco (actividad inotropa) y, al mismo tiempo, incrementar la frecuencia cardíaca (actividad cronotropa positiva). Asimismo, tiene una acción broncodilatadora e hiperglucemiante. 

Todo ello hace de la epinefrina un fármaco esencial en numerosas emergencias médicas, especialmente si requieren realizar maniobras de resucitación cardiopulmonar:

  • Paro cardiaco. Se puede producir por un infarto de miocardio.
  • Colapso circulatorio agudo. Cuando se produce la pérdida brusca de la circulación sanguínea eficaz a causa de una bradicardia (arritmia en la que se reduce significativamente el ritmo cardiaco), una disminución brusca del tono de los vasos sanguíneos o pérdida abundante de sangre.
  • Anafilaxia. Cuando se produce una reacción alérgica grave que deriva en un shock anafiláctico.
  • Broncoespasmos. En la actualidad se utilizan fármacos más selectivos, como el salbutamol.
  • Hipoglucemia por shock insulínico. En este caso la epinefrina ha sido sustituida por la dextrosa, que tiene una acción más específica.
  • Anestesia local. La epinefrina en ocasiones se añade a algunos anestésicos locales como la lidocaína, ya que su acción vasoconstrictora permite ralentizar la absorción del anestésico y, por tanto, prolongar la duración de la anestesia.

Efectos adversos

El uso de epinefrina puede causar vasoconstricción periférica, hipertensión, hemorragia cerebral, edema pulmonar, taquicardia, bradicardia refleja, arritmia cardiaca, angina de pecho y palpitaciones. En raras ocasiones se presenta mareo, anorexia, náuseas y vómitos.

¿Cuándo no debe utilizarse?

La epinefrina no se debe administrar en caso de alergia a este medicamento o a cualquiera de los de la familia de las aminas simpaticomiméticas. No se debe usar en pacientes con insuficiencia cardiaca, ateroesclerosis cerebral, glaucoma de ángulo cerrado o feocromocitoma.

Sustancia química producida y secretada por glándulas endocrinas, que circula por la sangre y controla o regula la actividad de un órgano o de un grupo de células.

Ver

Sustancia química que transmite información de una neurona a otra, atravesando el espacio que separa dos neuronas consecutivas (la sinapsis).

Ver

Estructuras anatómicas glandulares de secreción interna que se localizan en el polo superior de los riñones. Tienen múltiples funciones:  segregar hormonas corticosteroides, glucocorticoides,  hormonas sexuales (andrógenos y estrógenos), así como adrenalina y noradrenalina.

Ver

Reacción alérgica grave e inmediata a una sustancia, que puede dar lugar a un cuadro súbito de dificultad respiratoria grave, caída brusca de la presión arterial y/o pérdida del conocimiento. Un shock anafiláctico puede ser mortal si no se trata rápidamente. Las causas más frecuentes de la anafilaxia son las picaduras de abejas en las personas alérgicas a su veneno, la ingestión de ciertos alimentos en las personas alérgicas a ellos y las reacciones a medicamentos

Ver

número de veces que se contrae el corazón por minuto.

Ver

Alteración del ritmo cardiaco.

Ver

Respuesta inmunológica exagerada tras el contacto con una sustancia concreta que tiene poder alergénico para algunas personas.

Ver

Familia de fármacos que se utilizan para inhibir temporalmente la sensibilidad y el dolor en una zona o en la totalidad del organismo, generalmente en la realización de intervenciones terapéuticas que causan dolor.

Ver

Proceso por el que las arterias disminuyen de calibre por el depósito de grasas en las paredes internas de las mismas, pudiendo llegar a obstruirlas.

Ver